Qué relación existe entre la ausencia de dientes y la pérdida de hueso maxilar

Qué relación existe entre la ausencia de dientes y la pérdida de hueso maxilar

Por Dentales Sanchis
El noviembre 29, 2019

Ante la ausencia de dientes o su pérdida antes de tiempo, tenemos que tener en cuenta que es fundamental reemplazarlos, ya que no se trata solo de un problema estético, de sentirnos más o menos cómodos al sonreír, sino de problemas maxilares, como movimiento de dientes, desgastes dentales o retracción gingival.

Por otro lado, otro de los efectos negativos más importantes es la pérdida del hueso alveolar que rodea al diente perdido y que puede dificultar la rehabilitación de este espacio. Así, las consecuencias más importantes de la pérdida de hueso son:

  • Los labios tienden a retraerse, a mostrarse más hundidos y planos, por lo que provoca un aspecto más envejecido de la persona.
  • Aparición de arrugas en la zona superior del labio.
  • La pérdida de hueso alveolar provoca movilidad dental, que puede llegar hasta la pérdida prematura de los dientes.
  • La pérdida de hueso o a la pérdida de uno o más dientes generará que los demás dientes también se muevan y provoquen un trauma oclusal y una oclusión anómala.
  • También pueden aparecer alteraciones en la articulación temporo-mandibular o ATM.

¿Por qué perdemos hueso alveolar?

Es muy difícil saber por qué se pierde hueso alveolar, por lo que resultará fundamental acudir desde pequeño a las revisiones periódicas del dentista. Así, gracias a una radiografía panorámica o una OPG podremos ver la salud del hueso alveolar y saber si tenemos que actuar para tratar de impedir su pérdida y controlar el proceso.

Entre las causas más habituales que pueden provocan la pérdida de hueso nos encontramos:

Pérdida de hueso por extracción dental

Al realizar extracciones de dientes, si el espacio que se genera no es rehabilitado mediante la colocación de un implante, el hueso deja de recibir estímulos y se pierde.

Como consecuencia, esta pérdida de hueso no afectará únicamente a esa zona, sino que podrá afectar a los demás dientes, sobre todo a los que se encuentran cercanos, ya que se moverán al intentar mantener el contacto con los dientes antagonistas.

Si queremos que esto no suceda, bastará con algo tan sencillo como colocar un implante dental. Podrás optar por prótesis fijas o puentes, y debes tener en cuenta que las prótesis removibles no impiden la pérdida del hueso alveolar.

Pérdida de hueso por piorrea o periodontitis

Se trata de una enfermedad crónica que suele iniciarse por una gingivitis sin tratar. Por ello, se acumulará sarro debajo de las encías y aparecerá la recesión gingival y la pérdida de las estructuras de soporte de los dientes, como el hueso alveolar.

La periodontitis, además de provocar la pérdida del hueso alveolar, puede provocar la pérdida de los dientes. Visita a tu dentista para que este te revise correctamente y te trate si tienes las encías inflamadas, te duelen o sangran.

Pérdida de hueso por un traumatismo

Cuando sufrimos un fuerte golpe o una contusión, la estimulación que este transmite al hueso alveolar puede detenerse y provocar en el tiempo una reabsorción o pérdida del hueso.

Como consejo, siempre que recibas un golpe o una contusión en un diente, acude de urgencia a tu dentista para que pueda controlarte periódicamente.

Pérdida de hueso por sufrir una patología

Hablamos por ejemplo de osteoporosis, ya que puede provocar la reabsorción ósea, por lo que es imprescindible llevar a cabo un cuidado dental especial y realizar revisiones periódicas.

La osteoporosis provoca un desequilibrio entre los niveles de calcio y de fósforo, por lo que disminuye la densidad ósea que afectará a todo el cuerpo.

Por otro lado, las personas que sufren diabetes del tipo II son más susceptibles de padecer una patología periodontal, que se traducirá en la pérdida de hueso alveolar. Por ello, deben extremar su higiene bucodental y realizar revisiones periódicas de 4 a 6 meses.

Pérdida de hueso por dentaduras removibles

Las prótesis removibles no provocan un estímulo en el hueso alveolar, además de estar apoyadas sobre la mucosa, cosa que favorece su pérdida. Con el tiempo, comienzan a moverse y se desajustan, causado la pérdida de hueso.

Por ello, es imprescindible que las prótesis removibles estén bien adaptadas y no se muevan. Si no es así, debes acudir a tu dentista.

Comentarios deshabilitados