¿Sabes cómo prevenir las enfermedades orales más frecuentes?

dentales sanchis

Algunas de las enfermedades orales más frecuentes, como las caries o la gingivitis pueden ser evitadas fácilmente con buenos hábitos de higiene bucal. Así, si cepillamos nuestros dientes a diario podremos evitar que las caries se conviertan en un problema serio al avanzar.

Las caries son la consecuencia de la infección bacteriana y del ácido que éstas causan. Cuando los dientes se ven expuestos al ácido durante demasiado tiempo, el esmalte queda dañado y aumentan las condiciones para que las bacterias continúen eliminando tejido. Es por ello que si no actuamos a tiempo, podemos sufrir dolor, además de llegar a perder piezas dentales y también de hueso maxilar.

Y es que, unos buenos hábitos de higiene bucal destruirán casi todas las bacterias que son perjudiciales para tu boca. Así que toma buena nota de cómo debe ser el cepillado:

  • Utiliza un cepillo dental suave para no dañarte las encías.
  • El uso del hilo dental es también muy importante. No lo olvides.
  • El colutorio también te ayudará a tener sana tu boca
  • Cepíllate los dientes después de cada comida y al menos un par de minutos.
  • Dos veces al año deberás completar tu rutina de higiene bucal visitando a tu dentista.

La importancia de la clínica dental en la prevención de enfermedades cardiovasculares

la clínica dental en la prevención de enfermedades cardiovasculares

En los últimos tiempos, la clínica dental se ha convertido en una pieza clave en la prevención de enfermedades cardiovasculares. Y es que, las constantes evidencias en este terreno han propiciado que se hayan reunido la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y de la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) para crear un espacio de trabajo conjunto.

De este modo, los cardiólogos estarán más pendientes de la salud bucodental y los odontólogos más atentos a la salud cardiovascular de sus pacientes. Éste es uno de los objetivos que han desarrollado en este nuevo espacio de trabajo SEPA-SEC, donde se van a estrechar los lazos de colaboración y con el que se pretende también llamar la atención sobre los importantes vínculos que unen la salud cardiovascular y bucodental.

Para ello, han elaborado un documento en el que recogen sugerencias que deben poner en prácticas los profesionales de ambos sectores, como la toma de conciencia de la importancia de la salud bucodental y periodontal en la valoración de sus pacientes, la promoción de hábitos saludables o el control de factores de riesgo.

Las enfermedades periimplantarias bajo estudio de la SEPA

Las enfermedades periimplantarias bajo estudio de la SEPA

La SEPA (Sociedad Española de Periodoncia) está llevando a cabo un proyecto de investigación para hallar cuál es la prevalencia de enfermedades periimplantarias que se da en pacientes que han sido sometidos a tratamientos de implantes dentales.

Esta iniciativa cuenta con la participación de unos 100 profesionales que van a aportar datos clínicos de unos 800 pacientes que han sufrido este tipo de enfermedades periimplantarias. Esta colaboración se realizará con expertos que lleven al menos 7 años colocando implantes y que sumen un mínimo de 500 implantes a lo largo de su vida profesional.

Las enfermedades periimplantarias afectan a los tejidos blandos y duros alrededor del implante osteointegrado como respuesta del organismo a una infección bacteriana. La prevalencia de este grupo de patologías se dispara a partir de los cinco o siete años de tener los implantes puestos, pudiendo afectar hasta un 80% de los pacientes y un 12-35% de los implantes.

Las embarazadas con enfermedades periodontales tienen más riesgos de sufrir complicaciones

Salud bucal en las embarazadas

Estudios recientes en la materia aseguran que las enfermedades periodontales pueden causar complicaciones en el embarazo, afectar a la salud en general, y aumentar el riesgo de padecer infarto de miocardio y diabetes.

Si nos centramos en los riesgos o complicaciones en el embarazo, se ha detectado que entre el 30 y el 50% de los casos de partos prematuros sufrían un cuadro infeccioso. Así, las embarazadas que no han tratado su enfermedad en las encías tienen un 7,5% más de probabilidad de tener un parto prematuro y/o un bebé con bajo peso, respecto de las mujeres que no sufren este tipo de enfermedad.

Todo ello es consecuencia de que la enfermedad periodontal libera sustancias oxitócicas que intervienen en la maduración cervical y son inductoras de contracciones uterinas. Por tanto, el parto prematuro es una de las consecuencias más relevantes de una mala salud bucal durante el embarazo.

Así pues, la higiene bucal ha de jugar un papel fundamental en embarazadas, junto con las revisiones periódicas al dentista y mantener una alimentación saludable.